Ya conocéis la historia del banco que desapareció de nuestro huerto. Gracias a los carteles que pusimos por el barrio, una señora que lo encontró nos lo trajo al colegio. Algo parecido ocurrió con parte de Vareíto, nuestro espantapájaros.

Tras el parón navideño hemos recibido una grata sorpresa. Un vecino del barrio nos ha regalado otro asiento de madera para nuestra Aula de la Naturaleza. ¡Seguro que le sacamos mucho provecho!

Estamos muy agradecidos a todas esas personas de Varea que siempre nos echan una mano y colaboran altruistamente con el CEIP Varia. ¡Muchas gracias!